Dejar de fumar solo puede dejarse con fuerza de voluntad, pero siempre existen buenos aliados que lo pueden hacer un poco menos difícil. La ciencia lleva años estudiando