En los Estados Unidos, más del 40% de las personas duermen menos horas de lo que los expertos recomiendan y, como consecuencia, sufren somnolencia, presión arterial alta, fatiga,